“Una lengua en el infierno: el judeo-español en los campos de exterminio”

Hace un tiempo me encontre con una persona que creia que escribia mal y con serios errores de ortografia (peores que los mios lo admito) esta amablemente me explico que era judeoespañol.

Yo de familia askenazi no conocia ese idioma aca dejo un texto interesante del cual destacto esto:

 En la mayoría de los testimonios de supervivientes sefardíes examinados se suele señalar la novedad que suponía el encuentro entre judíos ashkenacíes y sefardíes.

Dentro del universo del mundo ashkenací, (judíos de origen centroeuropeo o eslavo; hablantes de yiddish), se partía de la inocente impresión de que una persona que no hablara yiddish era imposible que fuera judía; viceversa, del mismo modo sucedió con muchos sefardíes: un judío que no hablara judeo-español era imposible que fuera judío. Por eso, en muchos casos, se produjeron situaciones muy irónicas:

‘… yo era djudio de Salonik. Mis kompanyeros en el kommando eran de la Polonya i avlavan yiddish. Yo no podia avlar kon eyos, de modo ke por esto me disheron ke yo no era djudio… solo un tiempo despues akseptaron ke yo era un djudio de unotra parte…’[18]

(Traducción: .. yo era judío procedente de Salónica. Mis compañeros en el campo de trabajo eran polacos y hablaban yiddish. Yo no podía hablar con ellos y por lo tanto me decían que yo no era judío… sólo más tarde aceptaron el hecho de que yo era judío pero de algún lugar muy lejano…)

 Se cuenta que en los años cincuenta llegó a Tel Aviv una anciana de Salónica, una de las pocas supervivientes del Holocausto. Sus familiares la recibieron en el puerto de Haifa, y luego emprendieron en autobús el viaje a Tel Aviv. En un asiento vecino había dos hombres que conversaban animadamente. Cuando la anciana se dio cuenta que hablaban en ladino, exclamó con evidente sorpresa: – “Adió, son djudiós”. Para ella, no importaba que los demás pasajeros hablasen hebreo; el hecho que alguien conversara en el idioma de sus antepasados, era prueba fehaciente de que fuera judío A su modo de pensar, quien no le hablase, no lo era.

mi nona disho: si mos van a matar a todos, a lo manko vamos a murir avlando muestra lingua. Es la sola koza ke mos keda i no mos la van a tomar

http://www.um.es/tonosdigital/znum5/estudios/J-infierno.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Idioma_judeoespa%C3%B1ol

ay_075.jpg

Anuncios

2 respuestas a “Una lengua en el infierno: el judeo-español en los campos de exterminio”

  1. ariel dice:

    interesante

  2. Augusto dice:

    Me ha gustado mucho tu artículo. Me recuerda a lo que cuenta Gad Granach en “Heimat Los” de sus primeras experiencias cuando se exiló en la entonces “Palestina” . Los altercados entre los judíos provenientes de Alemania y los del este (Polonia).
    A los que procedían de Alemania les decían Jeckepotz y Nazisjudíos, que irónico!
    Tambien las diferencias en cuanto a las comidas, cuenta que los del Este solamente cocinaban sus propias comidas y como se les había metido en la cabeza que allí en el Kibbuz no crecerían las patatas, cultivaban solamente berenjenas, así que comían berenjenas de todas las formas hasta en mermelada.
    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: