Después de Auschwitz no se pudo escribir más poesía

Un filosofo escribio después de Auschwitz no se pudo escribir más poesía, Art Spiegelman (Estocolmo, 1948), hijo de polacos sobrevivientes del Holocausto emigrados a Estados Unidos le hizo caso y escribio Maus.

En Maus Art Spiegelman relata la historia de su padre Vladeck, un judío polaco que sobrevivió a los campos de concentración nazi. La historieta se transforma así en espejo autobiográfico en el cual bien se pueden reflejar otros Arts y otros Vladeks.

Sin embargo, Maus no es sólo la historia de un sobreviviente. La estructura de la obra se organiza en tres planos, al mejor estilo del montaje cinematográfico. Maus es una trama densa pero a la vez fluida donde se entrelazan: la historia de Vladek –desde 1930 y hasta su liberación de los campos de exterminio en 1944-; el conflictivo vínculo de Art con su padre; y la experiencia de la producción simbólica de la historieta.

Spiegelman comienza Maus en 1972 y la finaliza en 1991. Según el propio autor Maus “Se trata de mi vida, es la historia de mi vida. Es muy difícil trabajar en Maus y va bastante despacio; a veces tengo que tomarme unas vacaciones.” Durante los años que transcurren en la realización, la caricatura se publica serializada en la revista de cómic de autor Raw, hasta reunir las 150 páginas que formaron la primera parte de la historia titulada “Maus, Mi padre sangra historia” -“My Father Bleeds History”- y publicada en la edición de Pantheon Books de 1986. La segunda parte de Maus, “Aquí comenzaron mis problemas”- “Here my Troubles Began”-, se edita en 1992 y es premiada con un Premio Pulitzer especial. Luego, la historieta fue publicada en dos o un tomo, en distintas partes del mundo, y traducida a múltiples idiomas.

La mayoría de las ediciones divide la historia en dos partes. El primer tomo -“Mi padre sangra historia”-, comienza antes de la guerra con el noviazgo de Vladek y Anja. Pero la trama se complica cuando el recién casado es reclutado por el ejército, y comienzan las persecuciones nazis. Spiegelman narra la segregación en los ghettos, la pérdida de la familia, las traiciones y los intentos por esconderse, hasta “ Y llegamos al campo de concentración de Auschwitz. Sabíamos que de ahí no se salía….Habíamos oído las historias sobre el gas y los hornos. Estábamos en 1944…lo sabíamos todo…y allí estábamos”.

El segundo tomo -“Aquí comenzaron mis problemas”-, relata las vivencias del joven matrimonio en Auschwitz hasta la liberación y el reencuentro. Pero la experiencia directa de la racionalidad absoluta puesta al servicio de la muerte industrializada marca para siempre a los padres de Art. Vladek vive casi por inercia, reproduciendo durante toda su vida los artilugios que debió desarrollar para sobrevivir en los campos de exterminio. Anja se suicida. Ninguno es realmente liberado.

En la combinación de recursos usados por Spiegelman para despertar al lector del entumecimiento, reside la peculiaridad de Maus.

Los dibujos son simples. No hay colores, ni matices. Sólo los extremos cromáticos, la claridad del blanco y la neta profundidad del negro. No hay grises. Es a matar o morir.

Los personajes son representados como animales, como si fuera una fábula de Esopo o de Jean de La Fontaine. Los judíos tienen cabeza de ratón, y los nazis de gato. Pero no es Tom y Jerry, sino la evidente metáfora de la persecución y el aniquilamiento. El resto de los personajes también adquiere la forma de animales antropomórficos. Los polacos son cerdos y los estadounidenses perros. El uso de animales lejos de ser un recurso infantil que simplifica y banaliza los hechos, funciona como un procedimiento estético e ideológico de distanciamiento. Esta herramienta consiste en alejar la realidad representada y hacerla aparecer bajo una nueva perspectiva. Según el dramaturgo alemán Bertolt Brecht (Alemania, 1898-1956), una reproducción distanciada permite reconocer al objeto representado, pero al mismo tiempo lo hace aparecer como insólito y extraño, y estimula así la actitud crítica del lector.

Maus es también una obra parabólica, plausible de ser leída en dos niveles: un relato fácilmente comprensible y contado de un modo simple por las caricaturas, y otro más escondido y simbólico que el lector debe tomarse el trabajo de interpretar.

El trabajo de Spiegelman incluye también los elementos básicos de la tragedia griega. Según define Aristóteles en su poética, uno de los rasgos específicos de la tragedia es provocar “la purificación de las pasiones por medio del temor y la compasión”. El lector, al adentrarse en Maus, no puede evitar sentir compasión por quien no merece sufrir, y también temor por entender que ese que sufre es un hombre semejante a él.

Esta historieta puede enmarcarse dentro de la llamada novela gráfica, que combina literatura, artes visuales e investigación periodística. Maus es una obra de ficción, pero es también el resultado de entrevistas a un sobreviviente –Vladeck-, revisión de libros y documentos históricos.

Maus puede ser rechazada por ser parte de un género que algunos consideran menor, no digno de relatar al Holocausto. Por el uso de animales que encarnan a los personajes. Porque los polacos tienen cabeza de cerdos. Por incluir algo de humor dentro de la barbarie más hostil. Ya lo dijo el propio Spiegelman, “No nos interesa dedicarnos a hacer un entretenimiento fácil que uno lee una sola vez y después no lo recuerda más; queremos historietas que sean como una cachetada en la cara, o mejor, como una trompada”. Y a nadie le gusta que lo abofeteen. Pero por muchas otras razones, es legítimo refrescarla en la memoria, o conocerla por primera vez.

En el Tomo II de Maus, se representa una sesión de psicoanálisis de Art:

“Psiquiatra —¿Admiras a tu padre por haber sobrevivido?
Art —Pues… seguro. Sé que tuvo mucha suerte, pero estuvo muy alerta y tuvo muchos recursos.
P—Entonces crees que es admirable sobrevivir. ¿Eso significa que no es admirable no sobrevivir?
A—Uff. Creo que ya sé qué quiere decir. Es como si vivir es igual a ganar y morir es igual a perder.
P—Sí. La vida siempre toma el camino de la vida, y de alguna forma las víctimas son culpadas. Pero no fueron las mejores personas quienes sobrevivieron, ni las mejores murieron. Fue al azar. No estoy hablando de tu libro, pero mira cuántos libros hay escritos sobre el Holocausto. ¿A qué me refiero? La gente no ha cambiado… Quizá necesitan un nuevo y más grande Holocausto”.

La historieta como biografía

Art Spiegelman nace en 1948 en Estocolmo, ciudad en la que sus padres, Vladek y Anja, se establecieron tras haber sobrevivido al aniquilamiento de los campos de concentración.

En 1951 la familia se muda a Nueva York. En la década del ´60 Art trabaja en la realización de caricaturas, algunas comerciales para vivir, y otras más underground con vetas autobiográficas.

En 1977 se casa con Françoise Mouly, y al año siguiente cofundan la revista de cómic vanguardista Raw – dedicada a la crítica y a la difusión del cómic de autor-que formó parte de un movimiento de renovación gráfica que surgió en Estados Unidos.

En 1972, el autor de Maus también publica en Short Other Comics “Prisoner on the hell planet”, donde relata el suicidio de su madre Anja, que había ocurrido en 1968.

El último libro de Spiegelman, “Sin la sombra de las Torres” (2004), es el cómic sobre el atentado del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas. “Superar esa nube tóxica que un instante antes era la torre norte del WTC me hizo percibir íntimamente la inflexión en la cual la historia mundial y la historia personal entran en colisión. Ese punto de intersección respecto del cual mis padres, sobrevivientes de Auschwitz, me habían puesto en alerta enseñándome a tener siempre las valijas listas”, prólogo del cómic sobre el atentado a las Twin Towers.

na37fo01.jpg

Anuncios

7 respuestas a Después de Auschwitz no se pudo escribir más poesía

  1. Andrés dice:

    Estaría bueno que este libro sea leído por Ahmadineyad y otros negacionistas (si es que saben leer).

  2. elcomandante dice:

    Es muy buen libro a pesar de que parece infantil porque es un libro de caricaturas su lenguaje y historia no lo son.
    Cada nacionalidad esta representado como un animal los alemanes son los gatos y los judios los ratones.

  3. Mauricio dice:

    Y los polacos son verdaderamente unos CERDOS. Los judíos fueron perseguidos en Polonia desde siempre por los polacos (me lo contó una abuela judía), eran más antisemitas que los alemanes. Los polacos para perseguir a los judíos utilizan la excusa de que son “asesinos de Cristo”, los alemanes utilizan la excusa de que los judíos son una “raza inferior”, y ahora los moros quieren hacer lo mismo que los nazis con la excusa de que “Israel debe ser borrado del mapa”. Mismo perro con distinto collar, el antisemitismo es el mismo.

  4. elcomandante dice:

    Un sobreviviente del holocausto dijo que cuando alguien dice que va a matarte creele.
    Mauricio justamente los polacos son representados por ell Cerdo en el libro.
    Asi mismo creo que hay un estudio que dice que en Polonia se registran los grados mas bajos de antisemitismo, debe ser porque ya casi no hay judios.

  5. Mauricio dice:

    Estuve averiguando comandante sobre los judíos polacos. Es verdaderamente increible.

    ¿Sabés cuántos judíos había en Polonia antes de la Segunda Guerra Mundial?: 5 millones.

    ¿Sabés cuántos judíos hay hoy en día en Polonia?: solo 15 mil.

    Todo gracias a la obra asesina de los nazis en el Holocausto.

    ¿¿Y DESPUÉS A LOS NEGACIONISTAS LES SORPRENDE QUE SEAN 6 MILLONES DE JUDÍOS LOS ASESINADOS EN EL HOLOCAUSTO?? SI CASI 5 MILLONES DE POLACOS FUERON EXTERMINADOS, MAS TODOS LOS JUDÍOS DE OTROS PAÍSES EUROPEOS… 6 MILLONES HAY SEGURO!!

    Es una barbaridad lo que sufrieron los judíos a lo largo de su historia. Y después nos preocupamos por un palestino muerto (que encima era pro-terrorista)… Dios mio!!

  6. ariel dice:

    si,polonia es un gran amigo de israel ahora,lo mismo que casi todos los paises del este de europa,muy buenos clientes tambien
    maus,excelente libro

  7. noralicia dice:

    ese poeta era ADORNO…agur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: